jueves, 16 de enero de 2014

Tortilla de patata con cebolla invisible.

Muy buenos días amigos. ¿ Como va el jueves ? Ya va quedando menos para el fin de semana, y seguro que muchos estais deseando que llegue para descansar.
Y yo hoy, os voy a hacer una súper receta, que cuando la preparo y la comemos en casa, nos llena de energías.
Para mi la mejor receta y del mundo. Mi plato favorito. Podría alimentarme a base de ella todos los días sin llegar a aborrecerlo jamás.
Y no, no exagero, estoy segura de que a muchos y muchas de vosotros os pasa como a mi.
Voy a mostraros mi receta, por que estoy convencida, de que muchos de vosotros cuando hacéis una tortilla, os ponen pegas por la cebolla.
A muchas personas, les gusta el sabor, pero no encontrarla por su textura quizás.
Yo, la mayoría de las veces, la hago con la cebolla muy picada, aunque hoy, será invisible, pero con su sabor y suavidad.
¿ Queréis saber como ? pues lo expongo a continuación.
Hoy tenemos la maravillosa...

Tortilla de patata con cebolla invisible :

Ingredientes :

- 6 patatas
- 6 a 8 huevos
- una cebolla hermosa
- aceite de girasol para freír la patata
- aceite de oliva para hacer la tortilla
- sal



























Pasos a seguir :

Empezaremos pelando todas las patatas. Una vez peladas, las lavaremos y secaremos bien con papel de cocina, para empezar a trocearlas.
A mi me gusta hacerlas en láminas finas. Al principio, las hacía con el cuchillo, pero descubrí una forma mas rápida y fácil de hacerlo.
Con un rallador como este.





Si no tenéis rallador, las podéis trocear a cuchillo sin problema. Una vez troceadas, añadiremos la sal por todas ellas, y pondremos un buen chorro de aceite en la sartén a calentar a fuego fuerte.




Mientras tanto, vamos con el punto fuerte del plato, que es la cebolla.
Como bien os he dicho, la cebolla estará, pero no la vamos a ver, solo la saborearemos.
Y lo haremos de la siguiente manera.
Una vez pelada, la trocearemos en cachos medianos, y la trituraremos en la batidora, o picadora.
Y una vez triturada, la añadiremos a las patatas.
Muchos quizás penséis que se perderá al triturarla, pero os aseguro que queda estupendo.












Cuando el aceite este caliente, echaremos las patatas con la cebolla a la sartén, y lo pondremos a fuego medio, para que se nos hagan despacio.
Lleva su tiempo freírlas bien, pero merece la pena tardar un poco mas, ya que la diferencia es notable.
Las iremos moviendo poco a poco, para que no se peguen ni se quemen.



Cuando veamos que ya están hechas, prepararemos los huevos.
Los batiremos en un bol donde vayamos a añadir las patatas después.


Como se que esta receta no es muy light que digamos, yo le resto abundante cantidad de calorías y grasas escurriendo la patata en un colador. Ayudándome de una cuchara para aplastar bien la patata y que salga todo el exceso de aceite.
Así que cuando tengamos la patata lista, iremos escurriéndola y echándola a los huevos.



























Mezclaremos todo bien, y si veis que se os queda muy seca la mezcla, podréis añadir otro huevo mas.
Otro truco estupendo, es añadir un chorro de leche a la mezcla. Le da mucha suavidad a la tortilla.
Alguna vez que me he quedado a falta de un huevo, he añadido leche y listo.
Cuando tengamos la mezcla a punto, probaremos el punto de sal. Muchos igual os da reparo probarlo por el huevo crudo, pero yo siempre lo hago por si esta sosa.
Si le falta sal, le añadiremos otro poco mas y sin problema.


Pondremos un pequeño chorro de aceite de oliva en una sartén mediana, y a fuego medio esperaremos a que se caliente.
Repartiremos bien el aceite en el fondo de la sartén, y si nos sobra lo retiraremos.


Cuando este caliente, añadiremos la mezcla, con el grosor que os guste.


Iremos moviendo la sartén para que no se pegue. Pincharemos con el tenedor y cuando veamos que el fondo esta cuajado, le daremos la vuelta ayudándonos de otro plato.
Es importante hacerlo a fuego medio para que se nos haga por el centro. A fuego fuerte se nos quemaría muy rápido por fuera.























































Yo suelo darle unas dos o tres vueltas, ya que me gusta que queden muy igualadas.
Por dentro, las dejo muy blanditas, porque si sobra para el día siguiente, y la recalientas en el microondas, puede quedarse demasiado dura.
Así que tras darle las vueltas pertinentes, y con el punto que os guste, mas o menos hechas, podremos sacarlas al plato y servir.
Y este, es el maravilloso resultado.




Mamma mia que delicia. Uno de los mejores platos que existen en el mundo.
Y si hoy esta rica, mañana estará mejor. Espero que os guste mi receta de hoy amigos.
Buen provecho y muy feliz jueves.


6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!!! Eres muy amable. Un saludo.

      Eliminar
  2. ummmmmm donde se ponga una tortilla que se quite lo demas y me gusta lo de triturarla nunca la e hecho asi la proxima va triturada bssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, a parte, siempre esta buena, para desayunar, comer, merendar, cenar, de madrugada...nunca esta de mas un buen pintxo de tortilla.
      Lo de la cebolla triturada, esta genial sobre todo para los peques de la casa, que muchas veces cuando encuentran el trozo de cebolla lo sacan.
      Me alegro mucho de que te guste la elaboración. Un besazo y muchas gracias.

      Eliminar
  3. hay una competicion pendiente sobre este tema... muy buena pinta!! aunque me veo fuerte... ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario, espero que este mes podamos juntarnos para la competición. Un saludo amigo mío.

      Eliminar