viernes, 3 de enero de 2014

Mini torrijas con anís.

¡ Feliz año nuevo 2014 amigos ! ¿ Como ha empezado el año para vosotros ? Espero que bien, aunque de lo que estoy segura, es de que habéis comenzado con una muy buena comida, llena de pintxos, entrantes, y platos exquisitos.
También quería pediros disculpas, por haber hecho pira un día, y saltarme una publicación, pero entre el trabajo, los platos que me ha tocado elaborar en casa y el trasnoche, no he tenido tiempo ni siquiera de escribir.
Pero bueno, ya estoy aquí de nuevo, comenzando un nuevo año junto a vosotros, y con muchas ganas e ilusión de enseñaros mis platos y todas las cosas ricas que se hacer.
Espero que el año, venga lleno de cosas buenas para todos, y que poco a poco, todo, se vaya arreglando. Estoy segura, de que el 2014 será un año mucho mejor que el que dejamos atrás, y empezaremos a levantar cabeza. Así que ¡ Mucho ánimo para todos !
Y ahora, no me lio mas, y os voy a contar mi receta de hoy.
Os presentare el postre que hice para nochevieja, algo muy típical spanish, y aunque la costumbre en nuestro país, es prepararla y comerla en otra fecha como en la semana santa, yo me salte la costumbre, y la preparé de postre para despedir el año, puesto que se me ocurrió y como en mi casa el menú de nochevieja es sorpresa por mi parte, supe que no se lo esperarían y que les iba a encantar.
Me pareció una idea estupenda. Así que allá vamos con la rica receta de hoy.

Mini torrijas con anís :

Ingredientes para unas 19 unidades :

- 1 baguette
- 1 litro de leche
- la cáscara de un limón
- la cáscara de una naranja
- 1 rama de canela
- 4 cucharadas soperas de azúcar
- 2 huevos
- aceite para freír
























Para decorar :

- licor de anís
- canela en polvo

























Pasos a seguir :

Primero, pondremos en una cazuela, el litro de leche, las peladuras del limón y la naranja, previamente lavadas y secas, la ramita de canela, y las cuatro cucharadas de azúcar.
Lo pondremos a fuego medio, removiendo bastante a menudo, ya que como bien sabéis, la leche se pega al fondo con mucha facilidad.
Y una vez que empiece a hervir, bajaremos a fuego medio, y sin que rompa el hervor, lo dejaremos cocer durante unos 15 minutos aproximadamente, hasta que las cascaras, y la canela, saquen su sabor.
No os olvidéis, de remover de vez en cuando.



Tas los 15minutos, apagaremos el fuego, y dejaremos templar la leche.
Mientras tanto, podremos ir partiendo el pan.
Yo he querido hacer unas torrijas pequeñas, para no llenarnos demasiado, pero también podéis hacerlo con barras de pan normales, e incluso hogazas.
Las rebanadas de pan, las he partido gorditas, de unos 2 cm de grosor aproximadamente.
Una vez, que la leche esté templada, sacaremos las cascaras, y la ramita de canela a un plato y podremos empezar a bañar el pan en ella.






Utilizaremos una bandeja con fondo, para que no se nos salga la leche al meter el pan. Si queréis, podréis colar la leche, ya que a veces, el palito de canela suelta algún cachito, e incluso la misma piel de la naranja o el limón.
Pondremos la mitad de la leche en la bandeja o bol, y después, colocaremos las rebanadas de pan.
Importante que no queden muy juntas para el baño, ya que cuando se reblandezcan, nos costará mucho mas sacarlas.
Las tendremos unos 2 o 3 minutos por cada lado, dándoles la vuelta, para que empape bien la leche.



Cuando ya estén blanditas, las sacaremos a otra bandeja, para que escurran el exceso de leche.
Y haremos lo mismo con todas las rebanadas.
El siguiente paso, será batir un par de huevos en un plato, y poner a calentar un buen chorro de aceite en una sartén amplia. Lo pondremos a fuego fuerte.
Una vez caliente el aceite, iremos pasando las torrijas de una en una por el huevo, y echándolas a freír a la sartén.



Si vemos que se nos doran demasiado rápido, bajaremos el fuego un poco, para que no se nos quemen.
Cuando estén doradas, las pondremos en una fuente, plato o bandeja grande a escurrir en papel absorbente.



Una vez templadas, y quitado el exceso de grasa, solo nos quedará añadirlas,primero un chorrito de licor de anís, con mucho cuidado de no excedernos y ahogarlas, y un poco de canela en polvo por todas ellas.



Y listas, ya tendremos nuestras mini torrijas al anís para disfrutar.




Tan buenas están templadas, como frías al día siguiente. Así que si sobran no os preocupéis, porque aguantan muy bien dos días o tres, aunque estoy segura, de que al segundo día no llegarán, puesto que están deliciosas.


Ojalá os guste esta receta, y la probéis en casa. Sé que existen decenas de formas de cocinarlas, pero esta en concreto, es de las mejores recetas de torrijas que yo he probado. De hecho es la que siempre hago en casa.
Buen provecho y feliz año 2014 de nuevo.
Hasta la próxima receta amigos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada