domingo, 24 de noviembre de 2013

Begiaundis en su tinta.


Begiaundis, o lo que es lo mismo, calamares. Que gran plato...no conozco a nadie que no le gusten...están riquísimos. Un plato típico de mi tierra, del País Vasco. Venir por estas tierras y no probarlo es un delito. Conozco gente que de primeras, les daba reparo comerlo por el color de la salsa, pero cuando lo han probado incluso han repetido. Así que, ¿por qué no enseñar mi receta para que todo el mundo pueda hacerlo en su casa? Seguro que sorprenderéis a vuestros invitados.
A mi me gustan los begiaundis, pero también podéis preparar con esta misma salsa, txipirones que son los calamares pequeñitos.
Asi que, preparaos para elaborar un plato de los que enamoran. 

Begiaundis en su tinta:

Ingredientes para seis personas :

- 3 begiaundis
- 3 cebollas
- 1 tomate mediano
- 4 dientes de ajo
- 1 pimiento verde
- 1/2 pimiento rojo
- 1 zanahoria
- aceite de oliva
- sal
- un vaso pequeño de coñac
- tintas de calamar (yo utilizaré las propias tintas de los begiaundis)

























Pasos a seguir:

Comenzaremos limpiando los calamares. En algunas pescaderías, te los dan ya limpios, así que si los podéis conseguir así, mucho mejor.
Una vez limpios y escurridos, los troceamos en una bandeja. Las tajadas no deben ser demasiado pequeños, ya que una vez hechos merman.



Ponemos en una sartén grande un chorrito de aceite de oliva y los añadimos para refreirlos, echandoles un poco de sal por todos ellos. De esta manera, se nos cocinaran mejor y sacaran su propio jugo, el cual  podremos utilizar para la salsa.





Mientras los refreimos, vamos picando las verduras previamente peladas, lavadas y secas.
Las picaremos en trozos no demasiado pequeños, ya que luego lo vamos a triturar todo y no es necesario.
Cuando ya tengamos hechos los calamares, lo veremos porque han disminuido su tamaño considerablemente, los sacaremos a una bandeja y pondremos su jugo en un vaso.
En esa misma sartén, añadiremos otro chorrito de aceite. Es preferible pecar de poco que añadir demasiado y tener exceso de grasa.
A fuego medio, añadiremos todas las verduras a la vez e iremos rehogandolas, moviendolas de vez en cuando.
Ya cuando estén casi listas, las pondremos sal con cuidado de no dejarlo demasiado salado y añadiremos el vasito de coñac.




Dejaremos 5 minutos mas y ya tendremos listas las verduras para batir.



Las echaremos en una batidora con las tintas propias de los calamares, si no tenéis, podeis echar tintas d las que venden en cualquier supermercado.
Batiremos un poco y añadiremos el jugo que han soltado nuestros begiaundis cuando los hemos refrito.
Si vemos que la salsa aún esta espesa, podemos añadir un poquito de agua.
Cuando este todo bien triturado o batido, añadiremos de nuevo los begiaundis a la sartén y los pondremos a fuego medio. Iremos añadiendo la salsa y le daremos vueltas.




Durante unos 20 minutos podremos tenerlos a fuego medio para que terminen de cocinarse, podéis pincharlos y si veis que aun están un poco tiesos, los dejaremos un poco más.
Probamos el punto de sal y cuando veamos que ya están en su punto, los tendremos listos para servir.




Todo el mundo que conozco y yo misma, opinamos que están mas ricos hechos de un día para otro, pero el mismo día que se hacen también podemos disfrutarlos sin problema porque ¡¡ están exquisitos !!!





















Y un pequeño truco, si os sobra salsa, podéis aprovecharla para comerla con un huevo frito o incluso con arroz blanco. Porque es una delicia para el paladar.

 ¡ Buen provecho a todos !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada